En este momento estás viendo Del tradicionalismo a la transformación digital de tu empresa

Del tradicionalismo a la transformación digital de tu empresa

El verdadero reto es lograr superar el tradicionalismo y encontrar un camino hacia la trasformación digital, por eso, este artículo, queremos mencionarte una valiosa información que le permitirá tener una primera aproximación del camino del tradicionalismo a la transformación digital de tu empresa. 

El mundo y el mercado actual  está constantemente cambiando y con más razón, debido a la situación que deja la crisis económica del 2020-2021, por este motivo, es realmente clave que las empresas encuentren los medios, recursos y herramientas para poder generar una transformación digital efectiva.

Este proceso, les permite a las marcas, ser más competitivas en sus respectivos mercados, sin embargo, la transformación digital no simplemente se trata de implementar ciertas herramientas y técnicas, sino por el contrario, es un reto que tiene una mayor profundidad,  asociada a la cultura empresarial, a su capacidad de cambio y a su forma única de ejecutar sus procesos.

Las empresas que logran superar este reto, obtienen un gran valor, en diferentes dimensiones productivas.

Primero que todo ¿Qué es la transformación Digital?

La transformación digital es el desarrollo cultural de una marca en dónde se estimula constantemente la innovación, la creatividad, la colaboración, el desarrollo, la implementación y el uso adecuado de la tecnología digital, en los diferentes aspectos que componen toda empresa, todo un reto para el tradicionalismo.

¿Cómo preparar a tu empresa tradicional en el proceso de transformación digital?

En primer lugar, lo que NO debes hacer, es empezar a desarrollar tecnología digital que parece que necesitas, a partir de tu percepción o la de algunos de tus colaboradores. Aunque parezca tentador desarrollar una plataforma, aplicación o tecnología que aparentemente mejorará un aspecto en tu empresa y este sea un movimiento que te acerca en cierta medida a la transformación digital,  no es el mejor primer paso que deberías tomar.

No obstante, la mejor opción está en investigar y planear, con el objetivo de identificar cuáles son esas actividades, procesos y quienes son esos responsables que hacen que tu empresa sea tu empresa y no otra que ofrece lo mismo en el mercado en le que se desenvuelve tu marca, en consecuencia, tampoco es transformación digital, optar por una plataforma que ofrece ser una solución   digital a múltiples empresas en tu mercado, puesto que esto no te brindará esa diferenciación, o valor agregado, que buscas al desarrollar tu propuesta digital

En cambio, necesitas identificar cual es la esencia de tu organización, teniendo en cuenta: tus objetivos, tu forma de realizar las operaciones, procesos y cuál, a su vez, podría ser la mejor versión digital posible de tu modelo de negocio, todo esto, mucho antes de empezar a desarrollar.

¿Qué sectores de tu empresa deberían tener transformación digital en tu organización?

Por otro lado, debes saber que como mínimo tu organización, debería ofrecer por lo menos una experiencia digital como medio de atención hacia tus clientes.

No obstante, el escenario ideal es en el que todos los departamentos de tu organización deben estar actuando apoyados en la tecnología digital, desde el departamento de investigación, administrativo, departamento de contabilidad, operaciones, control y seguimiento, hasta el área comercial, el objetivo del proceso de transformación digital es digitalizar todos los procesos posibles en una organización. 

Es recomendable entonces, iniciar un proceso de transformación digital directamente en los sectores que generan productividad en tu organización, como por ejemplo los departamentos comerciales o los que tienen contacto directo con el cliente.

¿Para qué sirve la transformación digital de tu organización?

Son muchas las ventajas que tu organización obtiene implementando un proceso de transformación digital, una de estas ventajas, es que al digitalizar las actividades de tu empresa, se obtiene información clave del rendimiento de tu estrategias de manera oportuna, de esta manera las empresas que digitalizan sus procesos, adquieren una ventaja competitiva sobre sus competidores, al dar uso de la información de forma analítica y efectiva.

Por ejemplo, dentro de un proceso de transformación digital, mejoras el tiempo de respuesta a tus clientes, alcanzando un mayor seguimiento de tus servicios y obteniendo con mayor efectividad, información acerca de lo que piensan y cómo se comportan  tus colaboradores, competencia, proveedores, clientes, entre otros, permitiendo agilizar la toma de decisiones y contar con información valiosa para mejorar diferentes aspectos de tus estrategias internas y externas.

Otra de las muchas ventajas considerables, es la administración y protección de la información de la organización, ya que al digitalizar los procesos, se permite registrar, editar, consultar y guardar la información en internet, lo que facilita su gestión y protección, acción vital para las empresas, en la actual era de la información.

¿Qué deben tener en cuenta los colaboradores durante un proceso de transformación digital?

En definitiva, para que se pueda alcanzar ese deseado objetivo de transformar digitalmente a una organización tradicional, es realmente clave empezar con el liderazgo de quienes toman las decisiones en la organización, por otro lado, este proceso de transformación también deberá ser estimulado en los colaboradores de los diferentes departamentos de la organización.

El reto del tradicionalismo

Ahora bien, el tradicionalismo, está descrito como el respeto y la actitud de apego a hacer, pensar, decir y actuar de determinada forma que consideramos una tradición, en las empresas, esta relacionado con ciertas maneras de actuar, pensar y sentir que son muy comunes en diferentes empresas tradicionales.

No obstante, debemos analizar y detectar, hasta qué punto dichas posiciones fijas, pueden convertirse en un obstáculo en el camino hacia la transformación digital, que nos exige a las empresas, no solamente, una serie de implementaciones tecnológicas, sino que también requiere de un alto nivel de versatilidad y adaptabilidad, que en efecto, se refiere a la capacidad de cambiar ciertos aprendizajes que se han quedado marcados en nuestras mentes, durante el transcurso de nuestras vidas, según el ambiente en donde crecimos y de quienes aprendimos conceptos como liderar, gestionar, dirigir y emprender.

Deja un comentario